Patologías del invierno

Todo lo que hay que saber para tratarlas y prevenir el contagio.

El doctor Silvio Aguilera (MN 52003), emergentólogo y director médico de vittal, empresa de urgencias y emergencias médicas extra hospitalarias, advierte sobre las patologías invernales, su sintomatología y tratamiento.

Llegada la época invernal se intensifican las consultas por patologías respiratorias, siendo las más frecuentes resfríos, gripes, bronquitis, faringitis y neumonías. Son de consideración, también, las intoxicaciones por monóxido de carbono.

Sin lugar a dudas, en esta época del año las poblaciones más vulnerable son los niños menores de 5 años y los adultos mayores.

Los datos fundamentales sobre cada una de ellas son los siguientes:

Resfrío: Su duración es de 3 a 5 días y provoca síntomas como congestión o secreción nasal, tos, estornudos, dolor de garganta, fiebre baja y dolores de cabeza.

Gripe: su duración es  entre 5 a 10 días presenta síntomas similares al resfrío pero más intensos, apareciendo dolor muscular, fatiga.

Bronquitis: puede ser una bronquitis aguda o bien una bronquitis crónica que se agudiza en la época. Se presenta con tos persistente con expectoración, fiebre, cansancio, decaimiento, dificultad para respirar y dolor en parrilla costal

Faringitis: se manifiesta con dolor de garganta intenso, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular e inflamación ganglionar en el cuello.

Neumonía: es la principal causa de internación en esta época del año. Presenta  fiebre alta, dolor de espalda, tos con expectoración, malestar general con presencia de dolores musculares.

Es importante destacar que las patologías respiratorias son de fácil contagio entre las personas. Sin embargo, hay modos para evitarlo:

-Ventilando la casa durante el día aproximadamente unos 20 minutos.

-Cubriéndonos la boca al toser o estornudar usando el antebrazo.

-Lavando de manera habitual las manos con agua y jabón.

-Evitando cambios bruscos de temperatura.

-Vacunarse contra la influenza  y el neumococo es la medida de prevención más eficaz en aquellas personas vulnerables.

-Evitando el contacto directo con personas contagiadas.

-Consumiendo alimentos con alto porcentaje de vitamina C.

-Utilizando pañuelos descartables, ellos  impedirán la “reinfección” constante.

Para finalizar, el doctor Aguilera señala que “la gripe que se presenta en época invernal es causada por el virus de la influenza, que tiene dos tipos A y B; a su vez cada uno de ellos con diferentes subtipos. Generalmente, los subtipos son los mismos cada año, pero pueden presentarse pequeñas diferencias entre un año y otro. Las vacunas contienen defensas para los tipos A y B y para los subtipos que están en circulación en esa precisa estación, por eso es aconsejable usar la vacuna del año en curso que es la que tiene las cepas específicas”.

Con respecto a la vacunación, es bueno recordar que el Ministerio de Salud determina un grupo de mayor riesgo de complicaciones si se contagian la gripe; por eso, aconseja especialmente la vacunación en esos grupos vulnerables.

“Es importante aclarar que el virus de la vacuna no es un virus vivo, sino un virus muerto por lo que puede producir algunas reacciones leves, pero no la enfermedad. Cuando nos vacunamos, el organismo reacciona fabricando anticuerpos que actuarán cuando ingrese el virus al organismo y lo destruye”, concluye Aguilera.